El uso del casco en via urbana

La actual normativa dice que la bicicleta siempre circulará por los carriles específicamente creados para su uso (los llamados carriles-bici), y si esto no fuera posible deberá circular por la calzada, preferentemente por la zona más próxima a la acera. Los ciclistas deberán respetar los semáforos y el máximo de velocidad de la vía, siendo los 45 km/h la máxima velocidad permitida, sin poder circular por la acera por ser zona reservada a peatones. En este sentido, es interesante comentar que hay una cierta confusión en este punto, ya que muchos ayuntamientos han aprobado normas específicas de circulación en sus ordenanzas, que van en contra de lo que establece la ley. Hay ayuntamientos, por ejemplo, que permiten la circulación de bicicletas por la acera y se están produciendo sentencias judiciales anulando estas normativas.
Pero la polémica llega por otra parte, que es la del uso del casco en zona urbana. Los conductores de bicicletas y, en su caso, los ocupantes estarán obligados a utilizar cascos de protección homologados o certificados según la legislación vigente, cuando circulen en vías interurbanas, salvo en rampas ascendentes prolongadas, o por razones médicas, o en condiciones extremas de calor. Los ciclistas no estaban obligados a llevar el casco en vía urbana, hasta que una nueva normativa del gobierno español ha puesto a la defensiva una gran parte de los municipios. El borrador de la ley indicaba que a partir de ahora los ciclistas estaban obligados a llevar el casco en zona urbana, excepto en aquellos tramos donde el bici-carril estuviera situado en la acera.
Si desea más información al respecto, puede consultar el siguiente enlace:
Infobicicleta: L’ús del casc en via urbana.