La Volta a Catalunya ha pasado por la Garrotxa

El murciano Alejandro Valverde ha sido el ganador de la segunda etapa de la Volta, que se ha disputado el pasado día 24 de marzo. Ha sido una etapa con meteorología desfavorable, y la entrega de premios ha sido discreto debido al luto por el accidente de avión en los Alpes.
Como cada año, la Vuelta ha pasado por la Garrotxa, lo que ha provocado varias limitaciones de tráfico en el camino hacia Olot. La Volta ha entrado en Olot por la calle Sant Cosme y, antes de cruzar la línea de llegada frente al Carrefour de la avenida Santa Coloma, los ciclistas han pasado por calles como carretera de Les Tries, avenida Girona, avenida Onze de Setembre, Tomás de Lorenzana, Mulleras, plaza Clarà y paseo de Barcelona. Unas horas antes, sin embargo, los ciclistas han realizado un primer paso por dentro de Olot entrando por Les Preses, por una vez en la Solfa coger la avenida Sant Jordi y para desviarse hacia Sant Pau y Mieres llegando entonces hasta Banyoles antes de la vuelta definitiva a la capital de La Garrotxa. La etapa tenía salida en Mataró y ha tenido un recorrido de 192 kilómetros.
Hay que recordar que la Volta es uno de los eventos esperados para muchos ciclistas Garrotxa y muchos curiosos, gracias a la tradición de una carrera ciclista que nació en 1911 y que es la segunda más antigua de la Península Ibérica, tras la Vuelta a Tarragona, nacida en 1908. Actualmente está inscrita en el UCI ProTour, la máxima categoría de carreras ciclistas mundial.
El ganador de la clasificación general por tiempo recibe un maillot blanco con rayas verdes. El de la clasificación por puntos (sprints) luce un maillot blanco mientras que el de la clasificación de la montaña, uno rojo. El catalán mejor clasificado recibe un maillot similar al de la selección catalana.