Las Vías Verdes de Girona

Aprovechando los antiguos trazados del tren, las Vías Verdes de Girona nos ofrecen senderistas y ciclistas un largo recorrido que sale de Ripoll y llega hasta Sant Feliu de Guíxols. Como es de suponer, en este camino, prácticamente todo preparado para el ocio, podemos encontrar un paisaje de lo más evocador, donde la naturaleza y la cultura se dan la mano para que el ciclista disfrute de un camino cargado de historia.
Las Vías Verdes están estructuradas en cuatro grandes rutas. La primera de ellas es la Ruta del Hierro y del Carbón, en alusión a la importante tradición de las forjas en el Baix Ripollès ya la extracción de carbón en las minas de Ogassa, sigue el trayecto que hacía el tren antiguamente. Va de Sant Joan de les Abadesses hasta Ogassa. La segunda ruta es la Ruta del Carrilet I, que va de Olot a Girona, y que recorre los valles de los ríos Fluvià, Brugent y Ter, pasando por la Zona Volcánica de la Garrotxa. La tercera es la Ruta del Carrilet II, de Girona hasta la costa, en Sant Feliu de Guíxols, siguiendo el trazado de la antigua vía ferroviaria. Finalmente, la última ruta es la Ruta del Tren Petit. Su trazado transcurre por una parte del antiguo recorrido del llamado tren pequeño que conectaba Palamós con Girona pasando por la Bisbal d’Empordà.
Evidentemente cada una de las rutas tiene su particularidad. Cada uno de los ciclistas pueden escoger una de ellas (o más de una, si procede) dependiendo de su pericia o sus ganas de pedalear. En este sentido, el Consorcio de las Vías Verdes de Girona es la entidad local que gestiona las cuatro rutas de las vías verdes de Girona, integrado por la Diputación de Girona y los municipios y consejos comarcales señalados en los estatutos. Nacido en 2003 como manera de integrar las rutas en un solo ente, el Consorcio se encarga de potenciar las posibilidades turísticas, deportivas y de ocio de las Vías Verdes, adecuando pasajes para la práctica del ciclismo y del senderismo. Por otra parte, desde 2013, gestiona también la red Pirinexus, 353 km de ruta ciclable que une las comarcas gerundenses con la Cataluña francesa, demostración plausible de la importancia que está adquiriendo el cicloturismo como forma de potenciación económica de la zona.